El primer tip es que con lluvia abundante no disminuyas la velocidad, especialmente si es autopista, mantén un ritmo constante



Incrementa la distancia respecto al auto que llevas enfrente y pon mucha atención en los espejos retrovisores



Abstente en lo posible de maniobras bruscas tanto al frenar como cambiar de dirección



Si sientes que tu auto “flota” no frenes, sólo deja de acelerar hasta que se reestablezca el control del mismo



Sustituye con cierta periodicidad las gomas de los limpiaparabrisas, de no hacerlo el metal de estos rayará de forma permanente el vidrio del parabrisas

Limpia los vidrios con frecuencia y cerciórate de tener suficiente líquido en el tanque del lavaparabrisas



Si a pesar de seguir estos consejos consideras que no tienes una buena visibilidad ha llegado el momento de cambiar tu parabrisas, ya que con el paso del tiempo y otros factores puede tener rayones, estar opaco o hasta estrellado. En Conversiones Alfredo te orientamos, llámanos.